Compartir Visitar el facebook de Maderas Aguirre Visitar el Google plus de Maderas Aguirre Visitar el twitter de Maderas Aguirre Visitar el flickr de Maderas Aguirre
MaderasAguirre.com
Telefono
home>>articulos>>la certificación forestal, un factor clave de competitividad
Imprimir

Articulos de interes del mundo de la madera

< VOLVER

-La certificación forestal, un factor clave de competitividad

http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/nuezene14/seleccion-ee/noticias/5443084/01/14/La-cert 08-01-2014 | Visitas: 6103

El interés de los consumidores por este sello va en aumento, explican desde FSC. La organización incrementó un 12% hasta las 180.000 hectáreas la superficie forestal certificada en España

 

La silueta de un árbol y las siglas, en mayúsculas, FSC. ¿Le suena este sello? Puede encontrarse en libros, cajas de cartón, corchos, maderas o en cualquier otro material que proceda de un entorno forestal gestionado de forma sostenible y para cuya fabricación y distribución se han empleado técnicas respetuosas con el medio ambiente.

"Este símbolo es la garantía de que un producto que procede del bosque ha sido obtenido, procesado y trasladado hasta el punto de venta de forma responsable y sin perjuicio para el entorno", explica Gonzalo Anguita, director ejecutivo en España de FSC, acrónimo de Forest Stewardship Council.

Creada en Canadá, esta ONG certificó en 2013 un total de 21.000 hectáreas de bosque en España, lo que supone incrementar un 12 por ciento hasta las 181.706 hectáreas la superficie forestal que dispone de este sello en nuestro país. Todo este terreno, según FSC, se reparte en 23 certificados mixtos -incluyen tanto las comprobaciones relativas a la gestión forestal como a la verificación de la cadena de custodia de un producto- y uno de explotación responsable.

Cadena de custodia

Solo en el ámbito de la certificación relativa exclusivamente a la Cadena de Custodia con garantía FSC, que implica la evaluación de toda la línea forestal desde el árbol hasta el producto final, este sello ha sido obtenido a día de hoy por un total de 588 empresas en nuestro país, de las cuales el 40 por ciento pertenecen al sector de las artes gráficas e impresión, el 21 por ciento a la industria de la madera y el 14 por ciento al papel y cartón.

Pese a todo, la implantación de este tipo de certificados en España es escasa en comparación con el resto de países de nuestro entorno, lo que al final se traduce, según Anguita, en menos competitividad.

"Los estándares fijados en el consejo de FSC Internacional se revisan cada cinco años y con ellos no sólo protegen los árboles sino todo el ecosistema de una superficie forestal, lo que incluye animales, calidad del agua y el aire, la tierra, etc.", explica Anguita. Pero, ¿cuáles son esos parámetros que delimitan la obtención de de la certificación forestal?

"Hay muchos, algunos son, por ejemplo, la imposibilidad de explotar una determinado porcentaje de una superficie forestal para permitir la regeneración, respetar los cursos de agua y los dominios de ribera para que las plantaciones no lleguen hasta el borde mismo de los ríos, mantener el valor paisajístico de un enclave forestal o impedir que una superficie de este tipo seminatural se convierta en plantación". Entre los cometidos de FSC también está el de regular el uso de químicos en la tierra.

"Nosotros velamos porque se respete la legislación pero también, en este caso, vamos un poco más alla y somos algo más restrictivos que lo que marca la ley", apunta el director ejecutivo de FSC España, donde la organización cuenta con más de 125 socios. "Lo que también buscamos con todo esto es fomentar el consumo de estos productos frente a otros como el plástico o los metales, con una huella ecológica mayor para el entorno".

Resultado económico

La certificación forestal, la cual no la hace FSC directamente sino empresas de certificación especializada, que son las que verifican que en un determinado lugar se cumplen los preceptos de la organización, también tiene beneficios económicos para los propietarios que obtienen este sello.

"En España existe una oportunidad empresarial con este tipo de certificación, la cual puede ayudar a mejorar nuestra competividad pues gracias a ella las empresas madereras venden su producto a un precio mayor en el mercado bien porque las empresas compradoras están dispuestas a pagarla más cara o porque a éstas se lo exige el cliente que es quién está por la labor de hacer un desemboloso mayor, algo que en Europa pasa cada vez más.

En cuanto a la cadena de suministro, un incremento en el precio de compra no tendría porqué llegar al cliente final si la distribución estuviera a favor de reducir sus márgenes". El objetivo, al fin y al cabo, es ofrecer al propietario la posibilidad de mejorar la gestión de sus recursos, racionalizarlos y obtener más por ellos. Pero estas no son las únicas ventajas porque, como dice Anguita, el abandono que sufren muchas zonas forestales por la falta de rentabilidad en su explotación también tiene consecuencias.

"El aprovechamiento de los recursos forestales ha caído un 20 por ciento en nuestro país en los últimos años, muchas zonas están abandonadas y al no ser cuidadas se hacen más sensibles a los incendios".

Para fomentar el aprovechamiento de superficies forestales de baja rentabilidad, FSC ha puesto en marcha varios proyectos en España con el objetivo de mejorar la gestión de su explotación de una manera sostenible. Ese ha sido el caso de las dehesas españolas, donde la organización ha desarrollado el proyecto de Revisión y Adaptación de los estándares de gestión forestal de FSC para la certificación de estas superficies.

Así, gracias a estas iniciativas la organización ha permitido en lugares como éste implementar sistemas forestales con los que obtener nuevos productos certificados FSC como la biomasa, la miel, la resina, las setas, el corcho, la ganadería o la caza.

"Lo cierto es que nuestra actividad también entronca con actividades agrícolas y ganaderas por lo que llevamos un tiempo tratanto de ampliar la colaboración con ellos. Llama la atención, en este sentido, que la UE destine ingentes cantidades de dinero a la ganadería y para la superficie forestal, nada", se queja Anguita.

El problema para certificar estas zonas se encuentra la mayoría de las veces en que para verificar un terreno éste tiene que disponer el documento público que acredita que está ordenado y planificado, algo que sólo sucede con el 13 por ciento de toda la superficie forestal que hay en España.

"El porcentaje es muy bajo en comparación con la media europea, que se sitúa en el 40 por ciento". Esta realidad también provoca desequilibrios más allá. "El 70 por ciento de la superficie forestal es privada y aquí es muy difícil entrar porque nos encontramos con que la mayoría de las veces son propiedades muy pequeñas que su pdueño no quiere certificar. Por eso, el 60 por ciento de las certificaciones que hemos llevado a cabo se concentran únicamente en el 30 por ciento de superficie que es pública".



< VOLVER



Todos los artículos recogidos son simples enlaces a otras webs de donde proviene el contenido y ha sido redactado, nosotros únicamente realizamos un filtro de los artículos más interesantes que puedes encontrarte en la web. Todos los artículos disponen de el enlace real del articulo.

Sugerencias:
Copyright © Maderas Aguirre 2017 || Mapa || Politica de cookies || Nota Legal || Conectados: 33