Compartir Visitar el facebook de Maderas Aguirre Visitar el Google plus de Maderas Aguirre Visitar el twitter de Maderas Aguirre Visitar el flickr de Maderas Aguirre
MaderasAguirre.com
Telefono
home>>articulos>>alarga la vida de la madera
Imprimir

Articulos de interes del mundo de la madera

< VOLVER

-Alarga la vida de la madera

http://www.bricolajeyhogar.com/carpinteria/carpinteria_tareas/?pagina=043_043 10-02-2010 | Visitas: 10842

Consejos utiles para la conservación duradera de elementos de madera

Maderas Aguirre - Conseravacion de la maderaLa madera es uno de los materiales más resistentes y duraderos que podemos emplear dentro y fuera de nuestras viviendas. Muebles, ventanas, puertas, vallas e incluso el parqué del suelo conservarán su brillo y su vigor largo tiempo si les dedicamos el cuidado y mantenimiento que necesitan. La madera puede alcanzar duraciones inverosímiles, superando en longevidad a los elementos metálicos y los materiales constructivos de la casa.

Para conseguir que la madera ostente muchos años su incomparable belleza, rasgo casi inequívoco de buena salud, el secreto es tratarla como a un ser vivo, previniendo sus enfermedades y nutriéndola con regularidad. De esa forma, los resultados serán mucho mejores que si nos limitamos a dispensar atenciones curativas tras haberse manifestado el daño. Con la protección adecuada alargaremos la vida de nuestros muebles, manteniéndolos en las mejores condiciones.

Los daños por la humedad

La humedad es uno de los principales enemigos de la madera. Los rigores de la intemperie y las lluvias inciden en el exterior, mientras que dentro de la casa el peligro es la condensación. La madera afectada por la humedad se ablanda y comienza a descomponerse. La pintura se desprende, las juntas de los muebles se abren, y el color natural se oscurece. En combinación con la humedad aparecen los hongos, un daño muy típico en la parte baja de las puertas de entrada y en las vallas de jardín.

 

El remedio a las humedades en el interior es la ventilación. Los baños son las estancias más húmedas de la casa, junto con los sótanos y los lugares fríos y oscuros como las despensas. Es importante garantizar un buen sistema de ventilación, ya sea natural (ventanas, puertas), o instalado (ventiladores). En las maderas afectadas del exterior posiblemente haya que sanear, es decir, lijar bien las partes dañadas y después tratar con lasur, aceite o barniz.

Los insectos xilófagos

Los más habituales son las carcomas. Su estación más activa es la primavera, aunque pueden aparecer en cualquier época del año. Las larvas se introducen en la madera y la devoran haciendo galerías interiores, como si de un hormiguero se tratara; los indicios que revelan su presencia son los pequeños agujeros en la superficie del mueble, y el polvillo de serrín en el suelo. También es posible percibir su actividad por el ruido, sobre todo en el silencio nocturno.

 

Dado que el contagio puede propagarse a los restantes muebles de la casa, debemos zanjar la invasión apenas sea detectada. El mercado ofrece insecticidas que dan muy buenos resultados; para que hagan efecto envolveremos el mueble en un plástico tras rociarlo con el producto, y lo dejaremos en cuarentena varios días, dado que las larvas se ocultan en el interior. Evitaremos los riesgos para la salud realizando esta cura en un trastero o una habitación poco frecuentada de la casa.

Daños mecánicos

Golpes y arañazos son los percances más habituales que acechan a la madera dentro de las casas. Las puertas y ventanas están muy expuestas a los golpes, mientras que el parqué o el entarimado sufren constantemente el roce de los zapatos y las abrasiones por arrastre de sillas, mesas y otros muebles. En el exterior, la madera expuesta al sol sin protección va perdiendo su color, y adquiere un feo tono grisáceo.

 

Hay masillas reparadoras que ayudan a disimular los arañazos, y permiten incluso recomponer bordes mellados, grietas y agujeros. Para la protección solar es conveniente aplicar pinturas porosas, que dejan transpirar a la madera, en vez de las plásticas. Por lo mismo, es preferible dar lasures en vez de barnices. Las maderas de exterior como la teca o el iroko conservarán muchos años su belleza y su robustez si las nutrimos periódicamente con aceite de teca, de linaza o de tung.

< VOLVER



Todos los artículos recogidos son simples enlaces a otras webs de donde proviene el contenido y ha sido redactado, nosotros únicamente realizamos un filtro de los artículos más interesantes que puedes encontrarte en la web. Todos los artículos disponen de el enlace real del articulo.

Sugerencias:
Copyright © Maderas Aguirre 2017 || Mapa || Politica de cookies || Nota Legal || Conectados: 23